PATCHWORK LAB & SHOP

DOCTORA PATCHTENSTEIN

Marta Fernández Arribas


El taller de Patch Creatures y su fundadora

Descubrir


En el año 1992 abrí una tienda de decoración en Gijón con dos buenas amigas (Muérdago Decoración y Antigüedades). Para ampliar la oferta y complementar la decoración empecé a realizar proyectos de costura. En ese momento comenzó mi pasión por el hilo y la aguja, que todavía tengo. La costura ya nunca dejó de estar presente en mi vida: con la máquina de coser de mi madre, y sacando los patrones de los vestidos de mis hijas, empecé a hacer ropa para las peques.

Siempre interesándome por todo lo relacionado con la costura, quise averiguar qué era eso del patchwork. Sacando libros de la biblioteca y comprando revistas hice mis primeros trabajos. Estas obras se hacen de una en una, no hay dos iguales. Cada proyecto se realiza individualmente intentando darle un toque personal y especial. Se realizan con imaginación, creatividad e ilusión, y por ello resultan únicos y originales.

Reciclar y crear


Muchos años cosiendo dejan también muchos trozos de tela que se guardan “por si valen para algo” y dan lugar a pequeños proyectos – o no tan pequeños – para uno mismo, para regalar o para vender.

Dentro del patchwork me atrajo especialmente el concepto de reciclar y reutilizar, ¡no se tira nada! Todo puede tener una segunda vida: los recortes de telas, lanas e hilos pueden tener un segundo uso.

Compartir


Con el tiempo me he propuesto enseñar a otros las técnicas con las que trabajo, intentando transmitir no sólo éstas, sino también la ilusión y mi pasión por crear cosas increíbles desde un puñado de materiales reciclados y con herramientas sencillas. Por eso me embarqué en la aventura de organizar cursos y talleres de patchwork, comenzando en diversos puntos de Asturias.

A todos los visitantes de esta página los animo a aprender y dejar fluir su creatividad a través del patchwork. Podéis verlo como una afición creativa, como un arte, como una forma eficaz de aprovechamiento y sobre todo como una fuente de satisfacción, haciendo con vuestras manos algo irrepetible.